Un viaje megalítico

Vista desde el interior del Dolmen de Antequera. Imagen de la Junta de Andalucía
Vista desde el interior del Dolmen de Antequera. Imagen de la Junta de Andalucía

Andalucía tiene una de las ofertas más interesantes de la cultura megalítica de Europa, cuyo inicio se sitúa, según algunos estudios, en el sur de la Península Ibérica hace 7.000 años.

La declaración del conjunto de los Dólmenes de Antequera como Patrimonio de la Humanidad ha puesto de relieve la enorme riqueza de la oferta de cultura megalítica que ofrece Andalucía, con importantes vestigios a lo largo de su geografía de la civilización megalítica, considerada la primera de Europa. Estas edificaciones con grandes bloques de piedras que jalonan toda Europa están cargadas aún de misterio y de preguntas sin respuesta. ¿Cómo hombres tan distantes construyeron obras tan semejantes? ¿Qué métodos y utensilios utilizaron para lograr estas formas pétreas? ¿Cuáles eran sus fines?

 Este magnífico patrimonio megalítico de Andalucía cubre desde el inicio del Neolítico hasta la Edad de Hierro, con ejemplos  dignos de visitar en Huelva, Sevilla, Córdoba, Cádiz, Jaén, Málaga y Granada, en el considerado foco occidental con construcciones de gran tamaño, y Almería, en el foco oriental caracterizado por dólmenes de gran longitud y la cultura de Los Millares.
  

El conjunto de Antequera está integrado por los sepulcros de Menga, Viera y Romeral, con una ubicación estratégica y mágica respecto a la Peña de los Enamorados y El Torcal. El Dolmen de Menga está considerado uno de los mejores ejemplos de la arquitectura adintelada de la prehistoria europea y ofrece al visitante una dimensión tanto de la magnitud de estos trabajos como del misterio que les rodea.

Vista de la Peña de los Enamorados de Antequera desde el Dolmen de Menga. Foto Trevor Husham (CC-Flickr)

Vista de la Peña de los Enamorados de Antequera desde el Dolmen de Menga. Foto Trevor Husham (CC-Flickr)

  En Granada se puede visitar el parque megalítico de Gorafe, en la comarca de Guadix, que cuenta con más de 240 estructuras, la mayor concentración de toda España. Hay tres rutas visitables con unos 60 dólmenes de la Edad de Bronce: la ruta del Llano de Olivares, la del Conquín y la de Majadillas. Junto al pantano de los Bermejales se halla el núcleo megalítico de Arenas del Rey, con siete núcleos a lo largo de la garganta del río Cacín. En Montefrío se sitúa la necrópolis de Los Castillejos, conocida popularmente como Peña de los Gitanos.
    

Dolmen 65 de Gorafe en Granada. Foto de Ángel M. Felicísimo (CC-Flickr)

Dolmen 65 de Gorafe en Granada. Foto de Ángel M. Felicísimo (CC-Flickr)

Huelva es la provincia andaluza con mayor oferta de dólmenes y de  entre todos ellos destaca el conjunto de Soto, en el pueblo de Trigueros, con un corredor de una veintena de metros y un gran número de estelas y menhires. Además,  se pueden visitar en Huelva  los dólmenes de El Pozuelo, en Zalamea  la Real.
   

Sevilla es otra de las grandes oportunidades que ofrece Andalucía para conocer estas construcciones megalíticas.  Sólo en esta provincia hay localizadas 90 dólmenes del Neolítico al Calcolítico, de entre ellos el conjunto de Velencina de la Concepción, con los dólmenes de la Pastora, Matarubilla y Ontiveros, y el yacimiento del Gandul.
 

Cámara del Dolmen de la Pastora. Foto Ángel M. Felicísimo (CC- Flickr)

Cámara del Dolmen de la Pastora en Sevilla. Foto Ángel M. Felicísimo (CC-Flickr)

Una de los más particulares son los de Los Millares en Almería (Santa De de Mondujar), con similitudes con los tholos del Mediterráneo oriental.

 Algo similar ocurre en la provincia de Cádiz, con El Gigante, en el pueblo de El Gastor y ubicado en la cima del monte Tagarín. También es digno de ver El Charcón, de 6000 años de antigüedad y principal elemento de la Necrópolis de las Angosturas. 

 


Andalucía has some of the most interesting remains of the megalithic culture in Europe, which some studies suggest began in the south of the Iberian Peninsula 7,000 years ago.  

The classification of the Dolmens of Antequera as a World Heritage Site has showcased the enormous wealth of megalithic culture in Andalucía. There are important remains of the megalithic civilisation all over the region, and they are considered the finest examples in Europe. These constructions of large blocks of stone which are scattered all over Europe are still loaded with mystery and unanswered questions. How did people so far away from each other build things which were so similar? What methods and tools did they use to make these stone shapes? Why did they do it?  

The magnificent megalithic heritage in Andalucía covers the period from the early Neolithic to the Iron Age, and there are fine examples to visit in Huelva, Sevilla, Córdoba, Cádiz, Jaén, Málaga and Granada, (in what is considered the western focus, with huge constructions), and Almería, on the eastern side, characterised by very long dolmens and the culture of Los Millares.

The complex in Antequera comprises the burial mounds of Menga, Viera and Romeral, in a strategic and magical location with respect to Lovers’ Rock and El Torcal. The Menga dolmen is considered one of the best examples of horizontal architecture in European prehistory and offers visitors a dimension not only of the magnitude of these works but also the mystery surrounding them.

  In Granada you can visit the Gorafe megalithic park in the Guadix region, which has more than 240 structures, the greatest concentration in the whole of Spain. Three routes can be visited, featuring about 60 dolmens from the Bronze Age: the Llano de Olivares, Conquín and Majadillas routes. Next to Los Bermejales reservoir is the megalithic complex of Arenas del Rey, with seven sites along the Cacín river gorge. In Montefrío there is the necropolis of Los Castillejos, known locally as the ‘Peña de los Gitanos’.

    Huelva is the province of Andalucía with the highest number of dolmens, and among them the Soto group in Trigueros village is outstanding, with a 20-metre corridor and a large number of stelae and menhirs. Also in Huelva the dolmens of El Pozuelo, in Zalamea la Real, can be visited. 

Sevilla provides another of the many opportunities in Andalucía to see these megalithic constructions. In this province alone 90 dolmens have been found, dating from the Neolithic to the Chalcolithic age. They include the complex at Velencina de la Concepción, with the dolmens of La Pastora, Matarubilla and Ontiveros, and the site at El Gandul.

Among the most unusual examples are Los Millares in Almería (Santa De de Mondujar), which are similar to the tholos of the eastern Mediterranean. In the village of El Gastor, in Cádiz province, there is something similar: El Gigante, which is situated on the top of the Tagarín mountain. It is also worth seeing El Charcón, which is 6,000 years old and the principal element in the necropolis of Las Angosturas