Si no te portas bien, no hay migas

Así describe este plato el autor de la fotografía, Jonathan Pincas,: «Migas con cachitos de lomo y pancetta, adornadas con rodajas de naranja.  Buenisimo.

Tomada durante una comida fantastica en una venta en los montes de Malaga».
Así describe este plato el autor de la fotografía, Jonathan Pincas,: «Migas con cachitos de lomo y pancetta, adornadas con rodajas de naranja. Buenisimo. Tomada durante una comida fantastica en una venta en los montes de Malaga».

Me rindo a estas migas fotógrafiadas por Jonathan Pincas, vía Flickr

 

Las migas; un asunto aparentemente simple, pero controvertido donde los haya. Primas hermanas de la paella, las croquetas y la tortilla de patatas con las que hay que andarse con ojo. El universo culinario de estos platos es bestial por su diversidad según la región, ciudad, pueblo y el hogar donde se elaboren.  Las discusiones en torno a la tortilla de patatas son épicas, desde el dorado y el punto de las patatas, pasando por el cuajado de los huevos y la inclusión o no de la cebolla. Cada hogar es poseedor del secreto milenario para hacer una buena bechamel sin grumos (las otras fórmulas no funcionan).

Y de la paella, en fin, ¡qué podemos decir! Los defensores de la auténtica paella han saltado hasta las Redes Sociales para hacerse oír y dejar clara la barrera entre ésta y el denominado ‘arroz con cosas’.

 

Con las migas tenemos un asunto parecido. Así que vamos al grano y que Dios nos asista.

En lo que no hay duda es que las migas eran un plato típico de los pastores que no sólo era económico sino que además cuenta con ingredientes que todo el mundo tenía en su cocina y, sobre todo, se aprovechaban las sobras del pan duro. ¡Redondo! Se suelen tomar los días de lluvia. Son típicas de Castilla y León, La Mancha (migas ruleras), Extremadura, Murcia, Aragón y el sur de España.

Y, concretamente, en el sureste se preparan con harina de trigo en lugar de pan. Son típicas de Almería y también de Torrox, en la costa oriental de Málaga donde cada domingo previo a la Nochebuena se celebra el Día de las Migas. Este año celebra su  trigésimo cuarta edición y se adelanta al 13 de diciembre, debido a las Elecciones Generales.

Imagen del Día de las Migas en Torrox

Imagen del Día de las Migas en Torrox

La receta de las migas de pan, las más extendidas y las que más me gustan, tienen una base muy sencilla. Tan sólo se necesita pan duro remojado en agua, sal, ajos y aceite de oliva. Se puede hacer con cualquier pan que se tenga a mano pero queda mejor con el típico pan de pueblo de corteza dura y miga blanca y compacta. Se tiene que cortar muy fino y remojarlo en agua. Aquí, a gustos. Algunos lo remojan con un poco de agua sin pasarse y lo dejan reposar unas dos horas y otros lo sumergen en el agua y lo escurren pero no del todo. La clave está en dejarlo húmedo, si no, tendremos pan frito y no migas. Se sala en la sartén o se sala el agua y luego se corrige el punto.

En una sartén o perol se echan los dientes de ajo. A mi gustan enteros, con piel y todo y machacados. Hay quien los pone pelados y en trozos grandes. Lo importante es que no se quemen. Se echan al aceite de oliva y cuando estén dorados y el aceite haya cogido sabor se echan el pan. Ahora, toca remover y remover. No se pueden dejar solas porque se pegarían. Hay un momento en que parece que se quedan apelotonadas. Es normal. Hay que seguir removiendo y separando. Cuando estén doraditas y separadas como migas de pan, están listas. No hay que pasarse con el aceite para que no queden grasientas.

 A estas migas de Juan Fernández, no les diría que no. Seguro que le hicieron muy feliz…
'A las ricas migas!!!'. Y no puedo estar más de acuerdo. Así describe su fotografía Juan Fernández, vía Flickr

‘A las ricas migas!!!’. Y no puedo estar más de acuerdo. Así describe su fotografía Juan Fernández, vía Flickr

Esa es la base. A partir de ahí, decenas de opciones. Desde dejarlas así y acompañarlas con huevos fritos hasta añadir chorizo, pimientos verdes, tocino, pimentón, tomates secos o todo a la vez. Se puede optar por el boquerón, el bacalao y  las sardinas, o por las uvas y la naranja peladas y en rodajas, entre otras variedades. Y en su versión más dulce, también se pueden tomar con chocolate.

 

Imagen de Mover el bigote, vía Flickr
Migas con chocolate, fotografiadas por Mover el bigote

Migas con chocolate, fotografiadas por Mover el bigote

Aquí te dejo un vídeo del canal de YouTube Recetas fáciles para cocinillas donde se explica el proceso de elaboración de las migas de pan

En muchos pueblos y ventas de la provincia de Málaga es habitual que tengan migas en su carta, sobre todo, en invierno.

Y dicho todo esto, lo importante es que seas muy bueno para que esa persona especial te invite a un buen plato de migas. Un día de lluvia, o no.