Los mejores sitios para bucear en Málaga

Bucear y esquiar se parecen en una cosa: te olvidas de todo, tu mente se evade y se concentra en disfrutar de la nieve, del paisaje o del fondo del océano. La sensaciones al sumergirte bajo el agua son alucinantes: el estado de ingravidez; el sonido relajante de tu respiración a través del regulador, como si tuvieras a tu lado a Darth Vader buceando contigo, y de las burbujas de aire que suben hasta la superficie; la experiencia de estar en un ecosistema extraño y formar parte de él, con una absoluta ausencia de ruido y estrés, o la comunicación y cooperación con tus compañeros de inmersión. Bucear es encontrarte con la paz. Y lo mejor de todo, aprender es fácil y en muy poco tiempo puedes realizar inmersiones de hasta 25 metros de profundidad para ver la vida marina y algún que otro pecio, que de todo hay en el fondo del mar.

Imagen de José Luis Delgado Prieto en una de sus inmersiones en Camp Bay (Gibraltar)

Imagen de José Luis Delgado Prieto en una de sus inmersiones en Camp Bay (Gibraltar)

En Málaga hay bastantes lugares para bucear. No vas a encontrar mantas rayas como en la Polinesia o Bali, ni los arrecifes de coral del Caribe, los cenotes de México o los pecios del Mar Rojo, pero puedes disfrutar de inmersiones curiosas y un amplio número de clubes y centros de buceo. Cuando se habla de bucear en Málaga hay que contemplar desde la costa granadina de La Herradura y el puerto deportivo Marina del Este hasta Gibraltar. En el fondo marino de la costa puedes divisar con cierta facilidad, entre otras muchas especies, morenas, congrios, meros, pulpos y con un poco de suerte algún caballito de mar, así como la protegida posidonia oceánica, una especie típicamente Mediterránea que se asienta preferentemente en sustratos arenosos, aunque también pueden situarse sobre fondos rocosos. Son fáciles de ver en los fondos del paraje de Maro-Cerro Gordo.

Te dejo una relación con las principales zonas de buceo de la provincia, clasificadas según el nivel de experiencia:

Vista del paraje natural Maro-Cerro Gordo. Foto: José Hidalgo (Patronato de Turismo)

Vista del paraje natural Maro-Cerro Gordo. Foto: José Hidalgo (Patronato de Turismo)

Paraje Natural de Maro Cerro Gordo, con inmersiones que oscilan entre los seis y 35 metros, con abundancia de especies, un bonito colorido de las rocas tapizadas de anémonas y esponjas, y diversas cuevas y cortados muy interesantes:

Cuevas de Cantarrijan (10 metros de profundidad y nivel medio): fondo arenoso y varias cuevas de fácil acceso.
La Huerta (20 metros, nivel bajo): roqueo con zonas de coral y esponjas.
Territorio Congrio (25 metros, bajo): abundantes congrios y brótolas y es posible ver peces lunas, pulpos y alguna langosta.
Cueva del Sifón (25 metros, medio): es una cavidad de enorme valor que suele estar cerrada al buceo cuando se realizan estudios.
Los Molinos (20 metros, bajo): Es una buena inmersión para los que están en proceso de aprendizaje y se pueden ver numerosas especies a través de esta ruta en pared muy cerca de la playa de La Herradura.
Calaiza (15 metros, bajo): una inmersión tranquila en la que se suelen ver bancos de sargos y salsa y con suerte la conocida medusa huevo frito.
Piedra del hombre (25 metros, medio): un paseo muy interesante que al atardecer ofrece contraluces preciosos.

Otra imagen de José Luis Delgado Prieto; esta vez en La Herradura

Otra imagen de José Luis Delgado Prieto; esta vez en La Herradura

Fotos submarinas en La Herradura. Fotos: José Luis Delgado Prieto.

Fotos submarinas en La Herradura. Fotos: José Luis Delgado Prieto.

La Calita (30 metros, medio-alto): muy bonita, con un descenso progresivo por un roqueo hasta llegar a una ruta a 28 metros de profundidad en cuyas inmediaciones pueden verse bogavantes y peces luna.
Piedras Altas (35 metros, alto): Magnífica inmersión en la zona de la Punta de la Mona a la que llegamos en barco y en la que se podrá observar una magnífica representación de toda la fauna y flora marina de la zona. Se requiere experiencia.
Cueva del Jarro (35 metros, alto): Similar al anterior con el añadido de espectaculares contraluces en una grieta en la pared del acantilado.
Punta de la Mona (40 metros, alto): es la inmersión estrella de la zona, con un espectacular jardín de coral y grandes especies en la zona más profunda. La zona tiene corrientes y a veces escasa visibilidad.
Piedra de la Higuera (26 metros, medio-alto): la peculiaridad es que se visitan dos coches hundidos con unos simpáticos inquilinos: un congrio que vive en el maletero y una morena en una rueda trasera. Es una inmersión muy divertida.
Marina del Este (25 metros, medio):  Una de las más habituales, porque contar con varias rutas alternativas y por la facilidad para ver bancos de reyezuelos, tres colas y langosta, así como anémonas y esponjas.

Aquí hay un ejemplo de lo que puedes ver en aguas de Maro-Cerro Gordo en un video de Buceo La Herradura:

Nerja:

Calaceite (5-10 metros, fácil): Para aquellos que se están iniciando; hay pequeñas rocas y pecios. Ideal también para iniciarse en la fotografía subacuática.
El Molino de Papel (6-18 metros): es inmersión muy interesante por el valor del fondo marino, aunque es pecido bastante control de la flotabilidad.
Los Estratos (12 metros, bajo):  fauna habitual de la zona, con lábridos, doncellas, talasomas, rascacios, sargos, salemas, etc., además de algunos crustáceos metidos en las grietas, acompañando a alguna morena o algún congrio ocasional. En la arena es posible encontrar peces planos y sobre todo algunos peces rubios de bellos colores.
Los Pasadizos (15 metros): Es una inmersión con acantilado bastante vertical, que poco a poco se va transformando en pared con abundantes rocas desgajadas.

Costa del Sol occidental:

Marbella-Torre de los Minerales (14 metros): es una inmersión a una torre de una antigua planta de extracción y carga de minerales. Además puede verse la ermita con la imagen de la Virgen del Carmen que los marineros dejan allí hasta el día de su festividad.
San Pedro Alcántara (6-8 metros, bajo): se visitan los restos del galeón francés Medelein (Lys), del siglo XVIII, hundido en 1705 por su propio capitán  para evitar que fuese capturado por los ingleses. Hay bastante vida submarina y se pueden ver algunas cuadernas.

Aquí tenéis esta inmersión en un video de Maria Palacio de YouTube.

San Pedro de Alcántara-El Placer de la Bóvedas (20 metros, alto): Está a cinco millas náuticas de la costa y es una montaña sumergida rodeada de fondos de 120 metros que tiene en su cima una meseta con tres puntos menos profundos, de 17, 19 y 21 metros. Bajando de estos puntos se puede llegar a los 40m fácilmente. Hay bastante vida marina y en especial meros y morenas. Es una inmersión exigente con fuertes corrientes.

Estepona-Nortomra (30 metros): Es un pecio  hundido en 2011 y que se va llenando de vida poco a poco. Los más osados penetran en el barco.

Estepona-Yate de las Ánforas (24/26 metros, alto): es un yate hundido en 2008 en el que viven grandes congrios.

Estepona-Arrecife de la Perla (6/18 metros, baja): arrecife de rocas con variada vida marina.

Gibraltar-Camp Bay: Es la inmersión más conocida en la zona de Gibraltar, donde hay numerosas zonas de inmersión hasta Tarifa. Se accede desde la playa y se pueden ver diversos precios, entre ellos un Opel Corsa, dos barcazas y el espectacular M-482, así como una gran variedad de vida marina, con sargos soldados y pulpos.

Aquí tenéis una bonita prueba con un video de BorisCCRCam en YouTube

Hay muchas más zonas de inmersiones en la costa, pero estas son las que he elegido. Si no las conoces, anímate; y si aún no buceas, no dejes de probarlo.

Aquí tienes algunos enlaces que te pueden ayudar:

Club Buceo del Estrecho. 

Buceo La Herradura (Granada)

Buceo Natura (La Herradura-Granada).

ScubAzul (Málaga capital).

Nerja Diving (Nerja)