De los romanos al medievo en tres horas

Teatro Romano de Málaga y acceso a la Alcazaba. Foto de César Viteri Ramirez (Flickr)
Teatro Romano de Málaga y acceso a la Alcazaba. Foto de César Viteri Ramirez (Flickr)

La historia de esta bella ciudad comienza aquí. En esta ruta puedes descubrir los orígenes de Málaga y pasear por su pasado fenicio, romano y árabe. Un imprescindible, tanto si estás unas horas, como una día o una semana. Como máximo te llevará tres horas y tienes cerca la ruta de Picasso (con su Museo y la Casa Natal) y la Catedral. Además de Calle Larios y alrededores para hacer compras o tapear. No digas que no te lo pongo fácil…

El Teatro Romano (descubierto en 1951) fue construido en la época del emperador Cesar Augusto, cuando Málaga era Malaca, una ciudad romana. Consta de cavea o graderío, orchestra y proscenium (escenario).Tuvo su época de apogeo para luego ser abandonado a finales del S.III. Materiales como las columnas y piedras talladas fueron utilizados para la construcción de la Alcazaba. Es interesante descubrir cómo eran los espacios históricos antes de su abandono: su aspecto en la época de esplendor, la vida social que tenía… Por eso, recomiendo una visita al Centro de Interpretación del teatro (un vanguardista edificio de acero y cristal decorado con fragmentos de la Lex Flavia Malacitana) que ofrece montajes audiovisuales y conserva resto originales del Teatro.

Te dejo este vídeo con recreación infográfica de Alberto Luque González 

En la actualidad, el coliseo ha recuperado su uso escénico, pero anteriormente, durante los años 1959 a 1984 hubo un interés por recuperar este espacio con representaciones estivales y festivales. Un jovencísimo y desconocido Antonio Banderas interpretó en 1979 a Marco Antonio.

 

Sí, es el. A la derecha, el actor malagueño Antonio Banderas en una de sus representaciones teatrales en el Teatro Romano.  Foto de Eugenio Griñán, cedida por Diario Sur

Sí, es el. A la derecha, el actor malagueño Antonio Banderas en una de sus representaciones teatrales en el Teatro Romano.
Foto de Eugenio Griñán, cedida por Diario Sur

 

A los pies del Teatro Romano y la Alcazaba se encuentra calle Alcazabilla, muy animada gracias a las cafeterías y restaurantes de la zona donde sentarte con unas magnificas vistas a ambos monumentos. También puedes hacerlo en los bancos de los jardines de Ibn Gabirol, frente al Teatro. Cualquier hora es buena, aunque el atardecer tiene un encanto especial. Frente A la Alcazaba podemos subir a pie desde del teatro ya que ambos se encuentran en la misma calle Alcazabilla o bien a través de un ascensor situado tras el Ayuntamiento en la calle Guillén Sotelo. en ambos casos, no perderás más de cinco minutos. Echa un ojo al mapa que hay al final de la página.

La Alcazaba iluminada

La Alcazaba iluminada

Si puedes, te recomiendo subir tranquilamente a este castillo defensivo de la época musulmana (s. XI-XIV) en el monte Gibralfaro. Ir disfrutando del ascenso entre sus dos recintos amurallados hasta llegar al cerro donde tu vista tendrá un magnífico dominio del mar y la ciudad. Para eso se construyó estratégicamente. Pasea por la que fuera fortaleza y palacio de los gobernantes musulmanes de la ciudad. Años más tarde fue casa real y en ella se alojó Felipe V cuando visitó Málaga. En 1843 cuando dejó de ser propiedad militar se aposentó un humilde pero populoso barrio que vivió sin luz ni alcantarillado. Fue ya en 1931 cuando se plantea su recuperación.

Una visita a la sala de exposiciones arqueológicas de la Alcazaba, completará la historia…

Próxima parada: el Castillo de Gibralfaro, desde donde podrás tomar una de las fotos panorámicas preferidas por viajeros, periodistas, malagueños… Su mirador ofrece una vista inigualable sobre la ciudad y sus edificios nobles y jardines, la Fuente de las Tres Gracias, el Puerto y el mar. Además, podrás aprovechar para tomar algo en el Parador de Gibralfaro. Que te lo has ganado. Y si has subido a pie, prémiate con unas buenas tapas mientras descansas un rato.

Este castillo fue construido por el el rey nazarita Yusuf I de Granada  (1340) a fin de proteger la Alcazaba,. La fortaleza  se erigió sobre un antiguo enclave fenicio donde existía un faro que le dio nombre (Jbel-Faro, o monte del faro). Fernando el Católico lo convirtió en su residencia temporal tras lograr la victoria en el asedio del verano de 1487.

En su interior se encuentra el centro de interpretación con objetos y datos históricos interesantes.

,Ubicación y datos de interés:

Ruta a pie desde el Teatro Romano a la Alcazaba (por calle Alcazabilla y por los ascensores de la calle Guillén Sotelo)

Para ir al Castillo de Gibralfaro, es recomendable llegar en autobús de línea (boletos e información: EMT Málaga) , coche, etc, ya que que es una caminata de 2,4 kilómetros cuesta arriba (unos 35 minutos) y el camino no tiene ningún atractivo.


Por otro lado, la empresa City Sightseeing ofrece rutas completas en autobús por la ciudad que incluyen este recorrido

-Teatro Romano:  Entrada gratuita. Horarios de visita (web de la Junta de Andalucía)

-Alcazaba de Málaga:  Historia y horarios de visita (web del Ayuntamiento de Málaga)

-Castillo de Gibralfaro: Historia y horarios de visita