Centro Pompidou Málaga

Obra

 

El Pompidou es más que un museo.  Es absolutamente inspirador.

Caminar. Observar. Detenerse. Risa-sonrisa. Asombro. Interés. Desasosiego. Incomodidad. Belleza. Curiosidad.

Entrar al cubo es todo eso y más. Porque el arte activa las emociones y lo hace al estilo de la prestidigitación. Acertará con tu yo más oculto y tu estado anímico.
Creí que si me acercaba lo suficiente podría descubrir el rostro que se oculta en las esculturas de la espectacular instalación ‘Fantasma’, de Kidder Attia )…. Pero no.
'Ghost', Kader Attia. Centro Pompidou

Kader Attia, Ghost [Fantasma], 2007

'Ghost', Attia. Centro Pompidou

Detalle de la instalación.

 

Esta parte central del cubo alberga también obras de Picasso, Tápies o Magritte. Casi nada.

 

Georg Baselitz, Pompidou Málaga

‘Die Màdchen von Olmo II (Las muchachas del Olmo II)’ Georg Baselitz, Centro Pompidou Málaga

 

René Magritte, Centro Pompidou Málaga

‘Le viol (La violación)’, René Magritte. Centro Pompidou Málaga

Georg Baselitz, Pompidou Málaga

‘Pareja’, Pablo Ruiz Picasso. Centro Pompidou Málaga

 

Sí pude reconocer a un pequeño David Bowie declamando con fuerza en las alturas, obra de Tony Oursler. Su montaje (‘Switch’) está repartido por el nivel -1 y te asalta por los rincones más insospechados con preguntas sobre la identidad… De fondo, chirriaba la enigmática obra de  Jean Tinguely  como una gran estructura oscilante.

 

No fui capaz de ver el video de Ana Mendieta (‘Untitled. BloodSign 2 Body Tracks’ (Sin título. Marca de sangre n.o 2/ Huellas del cuerpo), 1974). Algunos aguantaban con la dentera pegada al rostro y otros permanecían aparentemente impasibles. Yo, simplemente, no podía. En esta parte de las cinco secciones en que se fragmenta la colección permanente se exhiben los trabajos de varias artistas de los años 60/70 que condenan el modo en que la mujer había sido tradicionalmente representada. Debido a su crudeza, este fue el punto donde me sentí más incómoda y realmente no lo disfruté, pero…días después aún no me quito las imágenes de la cabeza. Así que, supongo que objetivo conseguido.
 El pequeño autorretrato de Frida Khalo (‘El marco’) es uno de los más fotografíados. Al igual que ‘El sombrero de flores’, de Picasso; ‘Dora Maar’ de Saura, Giacometti y Bacon. Hay piezas de Currin, Max-Ernst… y así, hasta más de 80 obras repartidas entre las secciones:  ‘El cuerpo político’,  ‘El cuerpo en pedazos’‘Metamorfósis’, ‘Autorretratos’ y ‘El hombre sin rostro’.

 

El centro contiene piezas de los siglos XX y XXI y tal y como indican desde el museo, esta primera colección permanente es una exposición multidisciplinar donde se reflexiona acerca de lo que implica el movimiento y los gestos del cuerpo. El edificio es fácilmente reconocible por su forma de cubo con placas de colores que emerge en el Muelle 1 de la ciudad. En su planta inferior está la colección permanente y en su planta superior, se exponen las muestras temporales. Además, hay un espacio para que los niños puedan construir sus ciudades con piezas de metal.

Y llegando al final de viaje por el Pompidou, mis ‘compañeros conocidos y desconocidos’ de ruta se ocultaban tras la mascara blanca para observar las obras de ‘El hombre sin rostro’ y ser observados. O experimentaban con su imagen frente los espejos de la sala de los autorretratos; nos retorcíamos o nos tirábamos al suelo para coger la mejor foto. Estamos en el Pompidou y, allí, la creatividad es palabra de Dios.

Pom mascara

Se me fue el tiempo de las manos. Muy Slow… Tampoco miré el reloj. A la salida, la tienda de regalos y una pared donde puedes dejar tu mensaje en la pared.
 
 ¿Merece la pena visitar el Pompidou?  Absolutamente; tienes que verlo.

 

Ubicación y datos de interés:

Web oficialCentro Pompidou Málaga

Teléfono: 951 926 200

Horarios y tarifas: Consultar la página oficial